¿Cuánto cuesta un curso de buceo barato?

Vamos a ver cuánto cuesta un curso de buceo barato. Esta temporada lo hemos visto muchas veces. Bueno, en realidad lo vemos demasiado a menudo siempre. Pero lo de este año ha sido una barbaridad.

La formación en el mundo del buceo es precaria.

A ver. ¿Cómo te lo explico?

Al centro nos llegan personas de toda la geografía española y más allá. Con titulaciones y experiencia muy dispar para bucear en la Reserva Marina de Cabo Tiñoso.

Hasta aquí todo bien.

Pero…

¿Qué ocurre cuándo han hecho un curso de buceo cualquiera?

Lo que pasa, es que cuando vienen personas recién tituladas de otros centros, enseguida empiezan los problemas. Puedes pensar que tienen poca experiencia y que el paso del tiempo hace que haya detalles que se olviden. Esto sería comprensible, pero tampoco es el caso. Los ejemplos de los que te voy a hablar es de personas de titulación reciente. Como máximo durante la misma temporada de verano.

Vamos a ver diferentes aspectos:

Equipo de buceo

Empiezan por no tener claro qué talla de equipo necesitan.

A menudo te dicen: “lo que tú veas”.

Les damos el material de la medida apropiada y les decimos que pueden montar su equipo. Aquí podemos encontrar todas las versiones posibles. Personas que empiezan poniendo el chaleco en la botella con la grifería hacia el lado contrario. Otras que no recuerdan cómo se hace la lazada del chaleco que sujeta la botella. Otras que tampoco lo recuerdan, pero se lo inventan. Los que ponen el regulador al revés, con la fuente principal por el otro lado… Un desastre.

Cuando les preguntas por su formación la respuesta suele ser alguna de estas:

  • “A mi en el curso me lo daban ya montado”
  • “A mi en el curso me lo hacían” 
  • “En el curso solo lo hice una vez, como mucho”

Cuando en realidad, durante el curso se debe explicar con pelos y señales cómo montar correctamente el equipo.

Te tienes que “hinchar” a montar y desmontar el equipo. Es algo que debe quedar clarísimo y que debes poder hacer sin apenas pensar. 

Por su puesto, que no todas las personas tenemos la misma habilidad. Ni la misma memoria. Y es totalmente comprensible que en un momento dado necesites que alguien te eche un ojo para estar seguro de que lo haces bien. Eso es perfectamente normal. Cualquier profesional del buceo estará encantado de echarte una mano siempre que lo necesites. 

¡Faltaría más!

Entiéndeme. Me refiero a casos en que se aprecia claramente una deficiencia durante la formación.

Bueno, ya tenemos el equipo montado y comprobado.

Viene otro de los momentos peliagudos:

¿Cuánto lastre necesitas?

Aquí empieza el festival. Tenemos dos versiones:

Por un lado tenemos aquellas personas que no tienen ni idea y te lo dicen tal cual: 

  • “Ah, no sé, lo que tú creas”

Y, por otro lado, aquellas personas que te dicen una barbaridad del tipo 10 kg o 12 kg para bucear en verano con un traje húmedo de 5 mm y de una talla estándar.

¿Dónde está el problema?

Cuando pagas por una formación, lo esperable es que te formen. 

En el buceo, formarse también quiere decir saber cuántos kilos de plomo necesitas. Pero saberlo de verdad. No me refiero a que el alumno sepa el número o que pueda mirarlo en su libro de inmersiones. Me refiero a que durante el curso su instructor tuvo que ir ajustando su lastre a medida que avanzaba el curso y debió informar a su alumno de la evolución. 

Porque el primer día de tu curso Open Water Diver puede ser adecuado que lleves algún kilo de más. Porque es la primera inmersión. Puede ser una situación relativamente estresante. La respiración se puede ver afectada. Suele tener lugar a poca profundidad. Y, en general, muchos instructores se sienten más cómodos teniendo a sus alumnos clavados en el fondo. 

Hasta ahí todo puede tener sentido.

A medida que avanza la formación, el alumno se relaja. Aprende a buscar un ritmo respiratorio adecuado y la tan ansiada flotabilidad neutra. Es momento de quitar plomos. Y en muchos casos este paso o no tiene lugar o no se le explica al alumno.

Del tema del lastre hablaremos otro día largo y tendido porque tiene mucha miga.

Total, que aún no nos hemos metido en el agua y la persona que hoy tiene el rol de guía de buceo ya lleva explicada toda la teoría del montaje del equipo y el lastrado. 

Insisto, esto no es un problema si la persona en cuestión tiene un momento de lapsus o no lo recuerda en ese momento. El problema está cuando se trata de alguien que ha recibido la formación hace relativamente poco y hay cosas que no se las han explicado o que se las han explicado deprisa y corriendo sin dar tiempo al alumno para poder asimilarlo.

Momento de equiparse

Persona recién titulada. Si tiene la suerte de que no se marea o algún alma caritativa en su día le recomendó tomar algo contra el mareo, se puede sentir muy afortunada. En muchos otros casos no es así. O bien porque en su formación no se incluía salida desde barco. O bien porque aunque se mareó nadie le dijo que podía recurrir a ciertos fármacos para prevenirlo.

Para equiparse, del compañero ni acordarse.

Otro tema que trataremos largo y tendido en otro momento para no desviarnos demasiado del tema que nos ocupa.

A estas alturas los nervios ya son visibles de todas, todas. Al principio se podían intuir las mariposillas en su estómago por su cara. Ahora ya muestra síntomas de estrés. Aunque no lo dice abiertamente.

En el briefing previo a la inmersión, además de explicar el recorrido, hacemos mucho hincapié en que vamos a bucear en una Reserva Marina. Que hay unas normas de obligado cumplimiento. Como mantener una buena posición y flotabilidad neutra durante todo el recorrido para no impactar con el fondo.

Entonces, con más miedo que vergüenza, hacen algo que pretende ser un “paso de gigante”. Está bien. Puede que sea la primera vez. Seguro que la próxima sale mejor. 

Es normal necesitar practicar una habilidad para dominarla. 

Una vez en el agua damos indicaciones para reunirnos en el cabo de proa, desde donde iniciaremos la inmersión.

 

El descenso

Cuando llega el momento de descender ves que la persona en cuestión agarra la tráquea como si fuera… no sé ni describirlo. Cierra toda la mano alrededor de la tráquea sin definir si quiere apretar el botón de hinchado o el de vaciado, de manera que aprieta los dos a la vez sin que pase casi nada porque está hinchando y deshinchando a la vez.

Por suerte, el profesional del buceo Salao que le acompaña ese día, tiene una amplia experiencia y se percata de la situación. Una vez más le da las indicaciones apropiadas. Le explica cómo debe colocar su mano para que cuando quiera hinchar solo hinche y para que cuando quiera deshinchar solo deshinche. De paso, hace un repaso para asegurarse de que la persona sabe cuándo tiene que hinchar y deshinchar. Dice a todo que sí. Pero entre tú y yo, está claro que es un no.

Durante la inmersión

A pesar de las indicaciones del guía Salao, va a usar la tráquea como si de un ascensor se tratara. Ya sabemos cuál es el resultado:

  • Inmersión con un perfil de dientes de sierra.
  • Consumo elevadísimo.
  • Estrés a flor de piel.
  • Acaba la inmersión con esa persona reventada por el estrés y el cansancio.

Aun así, ha podido disfrutar de la gran diversidad que albergan estos fondos. Que no es poco. 

Con todo esto quiero ejemplificar lo que decía al principio.

La formación en el buceo tiene muchas carencias.

Quiero partir de la base de que los profesionales del buceo realmente son eso, PROFESIONALES. Porque si no partimos de esa premisa, ya no hace falta ni analizar dónde está el problema.

Entonces.

¿De dónde vienen las carencias en los cursos de buceo?

Vienen de varios sitios:

PRECIO

Lo primero es el precio. Si pagas poco por algo (aplica a cualquier cosa o servicio por el que pagues un dinero) una de dos o tienes menos de lo que sea o lo que obtienes, aunque sea lo mismo, es de menor calidad. No hay otra. Cuando yo era pequeña me decían que “no hay duros a cuatro pesetas”. Por aquel entonces, me hacía un lío con los duros y las pesetas. Ahora lo veo mucho más claro. Será que con el euro es más fácil (irónico, también daría para mucho hablar de la que nos han colado con el euro, en fin).

En la formación del buceo, como en cualquier otro ámbito de tu vida.

Cuando pagas menos, obtienes menos.

En este caso si pagas menos y compras un curso de buceo barato, consigues formación de menor calidad.

TIEMPO

Lo segundo y tan o más importante es el tiempo. Por un lado, si los profesionales del buceo no cobran lo que deberían de cobrar por impartir un curso, pueden dedicarte menos tiempo. 

¿Por qué en un curso de buceo barato te dedican menos tiempo?

Muy fácil. Para que el negocio sea rentable tienen que aumentar el volumen. Lo que quiere decir que necesitan más alumnos para facturar lo mismo que otro que cobra el precio adecuado. Si no, las cuentas no salen. El tiempo de un instructor es el que es porque el día tiene las horas que tiene. Si ese tiempo tiene que repartirlo entre más alumnos, cada alumno tiene menos tiempo. Obvio.

Por otro lado, para ti, como alumno, es crucial disponer de todo el tiempo de práctica que sea posible. Cuanto más mejor. Pero, ¡ojo!

Estoy hablando de tiempo efectivo.

Quiero decir, que si un instructor se va al gua con seis alumnos y la inmersión dura 60 minutos, suponiendo que aprovechen todos los minutos, salen unos diez minutos por alumno.

Esto es totalmente irreal. 

En muchos cursos las inmersiones no duran 60 minutos. Y, aunque los duren, al entrar se requiere un tiempo para que todos estén bien. Hay que nadar, aunque sea poco, hasta el punto de entrenamiento. Y una serie de cosas que resultan ser ladrones de tiempo efectivo.

Ahora imagina esta otra situación. 

Un instructor se va al gua con dos alumnos. Hacen una inmersión de 70 minutos. No pongo más tiempo para no resultar exagerada. El tiempo que están en el agua es mayor. Y, como solo son dos alumnos, tardan mucho menos en organizarse y estar dispuestos para empezar. 

Se percibe claramente que en el segundo caso el tiempo de práctica efectivo de cada alumno es mayor que en el caso anterior.

Como decía, partimos de la base de que el instructor es “igual de bueno” en los dos casos. 

Entonces, respóndeme a esta pregunta:

¿Qué alumnos obtienen una mejor formación?

Pues eso.

BARCO

Otra carencia de los cursos de buceo es relativa a las salidas desde barco. Según los estándares de las empresas certificadoras no es obligatorio. Por lo tanto, un curso sin salida de barco no tiene por qué ser incompleto. 

Lo que sí es más evidente es que la salida de barco puede ser una de las cosas que no obtienes si optas por un curso de buceo barato. 

Recuerda:

Pagas menos, obtienes menos. 

No cabe duda de que si quitamos el barco de la ecuación, tenemos un gran ahorro: patrón, combustible, tiempo… Un gran ahorro no salir en barco.

Y, por último, pero no menos importante:

TEORIA

Aquí también hay varios puntos de posibles carencias. 

Por un lado, tenemos los manuales de las empresas certificadoras. Aunque hay muchas vamos a tratarlas todas en un mismo paquete genérico. No vamos a entrar en si una es mejor o peor, eso daría para otra buena charla. 

La formación teórica oficial, en la mayoría de los casos, no es amena.

Son textos producidos originariamente en otras lenguas y la verdad es que, aunque las traducciones han mejorado bastante en los últimos años. Aún pueden mejorar mucho más para llegar a resultar agradecidos de leer.

No todos los alumnos tienen la misma habilidad para leer. Ni la misma comprensión lectora. Ni todos tienen por qué tener el hábito de la lectura entre sus preferidos. Seguro que pasa que a unos se les hace más bola que a otros. Es normal.

¿Cómo se trata de mejorar la comprensión de la teoría en el buceo?

Veamos qué opciones tenemos.

Una clase teórica con tu instructor.

Antes, en el 100% de los cursos incluían clases teóricas presenciales. Últimamente y cada vez más, la tendencia es que las teorías sean también online. En directo o no. Eso ya depende.

Esto está muy bien si no fuera porque tanto la teoría presencial como la teoría a distancia en directo son cuando toca. Me refiero que se hacen en un horario que (en el mejor de los casos) está pactado entre instructor y los alumnos o (en el peor de los casos) ha sido impuesto a los alumnos. 

Tal día a tal hora tenemos teoría. Punto pelota.

Así la cosa no va bien. Somos humanos. La mayoría con vidas muy ajetreadas y estresantes. Si tengo que hacer algo por imposición es otra cosa más. Otra obligación. Lo que quiero es hacerla como sea, rápido. Quitármela de encima para dedicar tiempo a lo que yo decida que quiero dedicarlo. 

Porque por muy buen instructor que sea y aunque trate de explicarte toda la teoría del curso de la mejor manera posible y para que lo entiendas. No lo está haciendo en el momento en que a ti te apetece prestar atención a esa información. 

Para remediar las carencias en la teoría, lo mejor es la formación online en diferido.

¿Te imaginas estudiar teoría del buceo como si vieras netflix?

Que sí, que sí. Como lo lees. Que no me he vuelto loca.

Hoy en día ya es posible consumir la parte teórica de tu curso de buceo como si vieras tu serie favorita:

  • Cuando tú quieras.
  • Dónde quieras.
  • Con quién quieras. 

Con los videos online consigues una teoría más amena, apoyada por recursos multimedia. Los consumes a tu antojo.

Es como si te llevaras al instructor a casa.

Seguro que estás pensando que te hubiera encantado tener esta opción cuando hiciste tu curso de buceo. Que si hubieras aprendido así, seguro que hoy serías un mega crack de la teoría del buceo. 

Tendrías clarísimo:

  • por qué a veces te vas para arriba sin darte cuenta en la parada de seguridad
  • por qué tu consumo de aire es tan elevado y qué puedes cambiar para reducirlo 
  • por qué tú tienes que estar todo el rato aleteando y te cuesta un mundo no mover las manos cuando ves a otros buceadores que se quedan ahí quietos flotando sin inmutarse, y tú también quieres llegar a hacerlo. 

Es más, si ahora pudieras tener toda esa información a tu disposición, seguro que te encantaría poder volver a ver los videos el día antes de tu primera inmersión después de todo el invierno sin meterte al agua. 

O mejor aún: 

  • ¿No te hubiera encantado poder repasar la teoría de tu curso de buceo después de los largos meses de pandemia? 
  • ¿Cómo hubiera sido tu primera inmersión después de tanto tiempo si hubieras tenido a tu disposición a tu instructor para recordarte todo aquello? 
  • ¿Hubieras estado más tranquilo? 
  • ¿Más confiado? 
  • ¿Hubieras disfrutado más de la vuelta a las profundidades? 

Seguro que sí.

Pues déjame que te dé una alegría. Aún estás a tiempo.

Si sientes que tienes serias carencias en tu formación teórica sobre buceo, el remedio lo tienes a unos pocos clics de distancia.

En Caballito Salao creamos nuestra academia online hace más de tres años. Nuestros alumnos están encantados. Los resultados y el feedback son excelentes.

Hasta ahora solo nuestros alumnos podían disfrutar del acceso para siempre a ese material, incluyendo las actualizaciones. 

Este año nos hemos dado cuenta de algo.Teoria de buceo online

Si cuando llega al centro una persona con carencias formativas no tenemos ningún problema en echarle una mano. En muchos casos concertamos una sesión de entrenamiento para mejorar sus habilidades en el agua.

Entonces, ¿por qué no hacer lo mismo con la teoría?

Desde hoy mismo puedes ser alumno de Caballito Salao y acceder a nuestra academia online aunque ya seas un buceador certificado.

Porque nunca es tarde para tener acceso a una formación de calidad que puedas consumir cuando tú decidas.

Además, no tiene por qué saberlo nadie. Si sientes que te flojea la teoría. Te gustaría formarte. Pero te da vergüenza admitirlo. Esta es tu oportunidad de remediarlo de una manera discreta. Nadie más sabrá que te estás re-formando en el mundo del buceo. Esto queda entre tú y Caballito Salao. 

Seguro.

Aquí dejo el enlace a los cursos de teoría de Caballito Salao. Por si quieres echarle un vistazo. Espero que realmente te sirva y te ayude a disfrutar más del buceo.

P.D.: Con todo esto no quiero juzgar a nadie. Solo quiero dar visibilidad a lo que está pasando con la formación en el buceo. Y, sobre todo, tratar de poner remedio. Quiero que sepas que está en tu mano aprovechar esta oportunidad y re-formarte para mejorar tus habilidades en el agua.

Porque comprender mejor la teoría te va a ayudar a ser mejor buceador. Si quieres ser mejor buceador es aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio